El carillón y los tubos del órgano

El carillón y los tubos del órgano

En 1863, durante los trabajos de restauración de la cocina del Convento franciscano, y también en las excavaciones para los cimientos del albergue en 1906, fueron descubiertas trece campanas junto a un buen número de tubos de órgano. El hallazgo suscitó un notable interés. Las fuentes históricas atestiguan que en 1187 entró en vigor para los cristianos la prohibición de utilizar campanas. Una disposición parecida se repitió en 1452 por orden de Mehmed II.

Es plausible pensar que el carillón sería retirado a raíz de este decreto y que se decidió enterrarlo en las proximidades del convento. Entre las campanas se pueden distinguir dos series que componían diferentes tonadas. El primer juego comprende siete campanas de dimensiones más grandes, correspondientes sucesivamente a las notas de la escala diatónica (do, re, mi, fa, sol, la, si). El segundo juego de campanas consta de cinco unidades: las cuatro más pequeñas están decoradas con una cruz de planta griega en relieve y con una letra: C, A, E y D (quizás correspondientes a las notas do, re, mi, fa); la quinta campana, todavía más pequeña, lleva una inscripción en letras góticas: +VOX DOMINI («+la voz del Señor»), motivo ampliamente atestado en el siglo XIII. Doce campanas son muy parecidas entre sí: altas, estrechas y avellanadas en su base. La campana número trece, modelada a mano y sin badajo, se distingue del resto por su dimensión más baja (bajos o silenciador); sus asas están modeladas en forma de dragones alados y está afinada en fa.

Se han realizado muchos estudios sobre el uso de estos objetos: se discute si tal vez formaban parte de un reloj o si se trataba de una campana china. Finalmente, tras la comparación con otros modelos, entre los que se encuentra uno hallado recientemente en las excavaciones de la Abadía de San Samuel, en Nebi Samwil, se piensa que seguramente se trataba de un carillón que sonaba junto con el órgano: el propio organista podía accionar mediante cuerdas los badajos de las campanas. Tomando como base la datación de la inscripción de la campana pequeña (siglo XIII), se puede suponer que las campanas fueron fabricadas entre los siglos XII-XIII y, como el báculo y los candelabros, traídas desde Europa en tiempos del Papa Inocencio IV (1243-1254) por el obispo Godofredo de Perfetti.

Carillon et tuyaux d’orgue